Ventajas e inconvenientes de motorizar las persianas

Ventajas e inconvenientes de motorizar las persianas

Cuando llega el momento de reparar persianas en Fuenlabrada surge la duda de si es o no conveniente motorizarlas. Como tantas otras pequeñas comodidades, en un primer momento se nos antojan lujos innecesarios que sin embargo con el tiempo pasan a formar parte de nuestras vidas. El caso de los elevalunas eléctricos de los coches es muy claro: lo que parecía innecesario ha acabado por sustituir por completo a las antiguas manivelas.

La primera ventaja de la motorización de persianas es la eliminación de la cinta, precisamente el elemento que con más frecuencia se rompe. Aunque hay motorizaciones que la siguen empleando, la mayoría optan por usar un motor tubular que la hace innecesaria. De esta manera, la ventana queda más limpia en la pared, sin apenas elementos que sobresalgan de las cortinas.

Además, la motorización permite manejar sin esfuerzo persianas mucho más grandes. Al reparar persianas en Fuenlabrada, lo más frecuente es que lo necesiten las de mayor tamaño, porque son las que se estropean más fácilmente. Otra ventaja de la motorización es que las maniobras se hacen más suaves, evitando tirones y deteniéndose automáticamente cuando hay algún obstáculo o dificultad, lo que reduce las roturas.

En el otro platillo de la balanza, para motorizar las persianas es necesario que tengamos un punto de luz cercano que alimente el motor, y la instalación es algo más compleja que la tradicional. Las ventanas pequeñas no resultan cómodas al automatizarlas por lo lento de las maniobras. Además, el motor pasa a ser otro elemento que hay que mantener correctamente.

Las persianas bien instaladas, cualquiera que sea su sistema, son elementos de larga duración a los que conviene prestar atención. Desde Aluplas Persianas te animamos a que te pongas en manos de profesionales para ver cuál es la mejor alternativa para las persianas de tu hogar.

haz clic para copiar mailmail copiado